Categorías
Tu Ciudad

Cadena hurtada a ciudadano que persiguió a dos ladrones fue entregada a su dueño

La Policía de Barranquilla aclaró que la joya el fue devuelta a su dueño.

Noticias Tu Ciudad

Luego de que circularan algunos video en redes sociales donde se inculpara a un patrullero de tomar la cadena que fue hurtada a un ciudadano que persiguió y baleó a dos presuntos delincuentes, las autoridades desmintieron que el uniformado se haya quedado con dicha joya.

A través de un comunicado la Policía de Barranquilla informó que la cadena le fue entregada a su dueño con el procedimento de rutina adecuado de «cadena de custodia».

Momento de la entrega de la cadena

En redes circuló un video en donde el patrullero tomó la cadena y algunos curioso que apreciaron la escena se hicieron «ideas que no eran».

«En efecto, el uniformado tomó dicha cadena, la cual fue incluida en cadena de custodia y posteriormente fue devuelta a su propietario que había sido víctima de hurto», dijeron las autoridades.

Y agrega: «La Policía Metropolitana de Barranquilla tiene todos los documentos de prueba que son fe de que el procedimiento de los policías a la hora de atender el caso fue correcto y bajo los lineamientos institucionales».

Cabe recordar que los dos ladrones murieron horas después de cometer el ilícito.

Por otra parte se conoció que los dos ladrones que le hurtaron al cadena al ciudadano sumaban 12 anotaciones judiciales.

Munir Antonio Mariscal Rodríguez, de 36 años, presenta anotaciones judiciales desde hace más de 10 años.

En su historial reposan delitos como hurto calificado menor cuantía (2018), hurto menor cuantía (2017), homicidio (2016), concierto para delinquir (2016), lesiones como víctima (2012), homicidio (2012), fabricación y porte de armas de fuego (2011); fabricación y porte de armas de fuego (2010), fabricación y porte de armas de fuego (2008).

Munir Rodríguez y una mujer fueron capturados en 2012 por el homicidio de un joven en el barrio Antonio Nariño de Soledad.

Por su parte, Muiset David Montero Gamarra de 22 años de edad, tenía detención domiciliaria y un registro por fuga de presos.