La Diva de 61 años hechiza a los colombianos con su sabiduría sobre los beneficios de las plantas. De hecho, sus logros, saltan a la vista ya que aparenta menos edad de la que tiene.

Una periodista recuerda que hace ya varios años fue a ella la primera persona que vio bebiendo agua de sábila para quitarse la sed y  limpiar el organismo. Le dijo que era más sano que tomarse una gaseosa porque no contenía azúcar, e incluso, le ofreció para que él tomara. Ella no finge ser saludable, uno la ve y lo comprueba: al caminar, al subir las escaleras sin problemas se le nota su buen estado físico, su energía, se le ven definidos los músculos, sus abdominales.

Da consejos prácticos sobre qué tipo de infusiones o preparaciones hacer para lucir una piel lozana; combatir la celulitis; adelgazar, blanquear los dientes, cuidar el cabello, relajarse, o hacer un botox natural a base de anís… ¿Desde cuándo su relación con las plantas? Desde que era muy chiquita mi mamá me dio a conocer los beneficios de las plantas. Siempre nos daba agua de apio para limpiar el hígado; para las gripas nos hacía infusión con sauco, aprendí mucho de ella, dice Catalina Torres una de sus amigas más cercanas.

Amparo a través de su proceso de volverse vegetariana aprendió a conocer los beneficios de las plantas y de las hierbas, su poder nutritivo, cómo curan y su magia, porque para ella las plantas son dadivosas, hechizantes.

En un tiempo le gustó el apelativo de yerbatera que le puso su mamá. ¿Cómo fue eso? Cuando me volví vegetariana yo iba a la casa de mi mamá y no recibía muchas comidas: sancochos, sudados; los fríjoles ya me los hacía sin cerdo, sin nada animal; entonces como me veía comiendo tantas cremas y ensaladas, y haciéndome infusiones para no retener líquido me decía, ya está la yerbatera, que algún día me iban a ver en un árbol trepada comiendo hojas (risas). También le gusta el título de hechicera.

Al estar rodeados de plantas ellas espantan las larvas tóxicas que uno encuentra a veces por el mundo, estamos muy expuestos a que se nos prendan malas energías. Aconseja infusión de cilantro para un sueño reparador. ¿Qué hace perder el sueño a Amparo Grisales? Cuando estoy muy preocupada o con esto del duelo (por la muerte de su hermano hace 15 meses y hace poco la de su mamá) duermo poquito, me tomo una infusión y duermo con un sueño reparador. También sirve la valeriana, hay muchas ramitas que ayudan a la gente que sufre de insomnio.

Deja de ser joven sin hacerte mayor Sí, es dejar de ser joven -porque ya no eres joven en años- pero sin ponerte mayor, sin llegar con achaques, sin problemas en la piel, en los órganos por haber comido mal, por haber maltratado tu cuerpo. Dicen, es que la edad no llega sola, sí, la edad debe llegar con mucho conocimiento, con mucha sabiduría, por eso digo, entre más edad tengamos, mejor debemos ser y los achaques de la gente no es porque cumplieron años, sino que los vienen cultivando desde pequeños, a veces por la falta de conocimiento y los malos hábitos alimenticios.

Yo de chiquita era un poquito acomplejada, sentía que era feíta con gracia. Lo que pasa es que le saqué partido a todo desde muy joven con el ejercicio y con mi evolución. Creo que como eres por dentro eres por fuera, todo eso se va transmitiendo y eso forma tu carácter y según tu carácter también te ves, y también eres lo que comes, como es tu vida es como te ves. Y sí, siempre me consideré un patito feo. La gente fue la que me hizo que me viera bonita cuando comencé esta carrera tan jovencita. Y de patito feo como se sentía, se convirtió en una mujer sex simbol Me empezaron a ver sex simbol cuando yo no tenía ni las grandes lolas ni la nariz respingada, ni el pelo rubio. Yo decía, ¿pero sex simbol? Si no soy la típica sex simbol. Pero nunca me gustó ser sex simbol. A mí me gusta ser sensual, que tenga que ver con los sentidos, pero símbolo sexual, no, la verdad tampoco soy tan sexual. Me gusta el sexo y lo disfruto, pero símbolo sexual suena feo.

A mí nunca me gustó esa frase, me gusta más símbolo sensual que sexual, ya que tiene que ver más con los sentidos: de cómo miras, cómo es tu lenguaje del cuerpo, cómo es tu forma de hablar, de mirar, y todas esas cosas. ¿Y en la actualidad se siente sensual? Más que nunca, y toda la vida. Yo nunca me sentí un símbolo sexual, la gente me catalogó así. Y la gente fue la que me catalogó como bonita, pero yo tampoco me he dado ese atributo. Lo que pasa es que uno tiene una responsabilidad con el público cuando ha tenido éxito en la carrera y quiere seguir viéndose bien.

Desde hace 35 años dejó de comer carne y marisco; hace diez, dejó el pollo y hace cuatro, no come pescado. Precisamente, con el conocimiento de mi sabia naturaleza, dice, aprendió a reconocer los alimentos vegetales ricos en proteína para reemplazar la proteína animal que ya no consume. Ser vegetariano no es comer lechuga y ya, sentencia. Su dieta, supondrían muchos, sería un obstáculo para invitarla, por ejemplo, a almorzar, pero ella risueña asegura que no sería nada complicado. Con una cremita de ahuyama, mi amor, y un puñado de almendras reemplazo las proteínas del día. Créeme que es más sencillo alimentarme que vestirme, confiesa con hilaridad.

Y como bella hechicera que se respete, para fin de año tiene sus rituales: medito, a medianoche me aíslo, si puedo estar en el mar mejor, porque la sal marina limpia y llena de buena vibración con la luna. Y también si estoy en la playa no me tomo la champaña, pero sí me baño con ella. El primero de enero, agrega, se prepara un baño de plantas dulces, solo dulces, ya que no se pueden mezclar, advierte. Porque hay plantas egoístas, hay plantas amigables, celosas, aduce. Yo me hago un rico baño de rosas, con canela, bien perfumado con albahaca, con las plantas que se pueden mezclar porque son dulces.

La ruda, por ejemplo, es una planta machista, porque si tú vas a necesitar algo de ella la tienes que mandar a cortar con un hombre porque si no, se enoja. Y si la pones en el florero, continúa la diva, es muy buena para aislar las malas energías. La tienes que poner solita, no la puedes mezclar con otras plantas, ella es muy, muy celosa, por eso se llama ruda, pero es poderosa, es una limpiadora de energía buenísima.

Imagen relacionada

Albahaca: Generalmente utilizo sus hojas frescas y crudas en ensaladas y sándwiches; a cualquier receta le da un gusto y aroma especiales. Me ayuda a mejorar mi metabolismo y, por lo tanto, a tener buena digestión; es mi aliada como tratamiento de belleza por su gran cantidad de vitamina E; es antioxidante y me ayuda a regenerar células y tejidos, lo cual se refleja en la lozanía de mi piel.

Artemisa: me encanta esta hierba porque combate la depresión y el estrés. Azucena: cuando sientas que la monotonía es huésped en tu casa, te recomiendo poner un ramo de azucena en áreas sociales. Además, tus relaciones serán armoniosas y duraderas.

Canela: una infusión de canela te reactiva la circulación y por lo tanto te eleva la temperatura del cuerpo curándote de resfirados, bronquitis y tos. Como estimula la salivación y los jugos gástricos, te alivia los problemas digestivos, flatulencias, acidez, falta de apetito y vómito. Es excelente aromática, te perfuma el aliento…. También estimula la producción de estrógenos, llevándonos a ser más activas sexualmente.

Ginseng: Entre sus usos mágicos encontramos que sirve para el amor, la curación, la belleza, la protección y el deseo sexual. Es vasodilatador, por lo tanto, estimula la circulación, lo cual es necesario para incrementar el potencial cerebral y sexual. Combate la ansiedad y la depresión.

Hinojo: aunque no tuve la experiencia de ser madre, la aconsejo para lactantes porque estimula la producción de leche materna. Menta: ayuda para aliviar migrañas, neuralgias y estados de angustia.

Sábila: la sábila es mi tratameinto de belleza preferido. La uso como mascarilla porque favorece la renovación de células y así mi piel luce más joven y saludable.

Con esto la Diva de lo colombianos dio a entender que el secreto de su eterna juventud es la sábila.

Fuente: https://www.elpais.com.co/entretenimiento/amparo-grisales-revela-el-secreto-de-su-eterna-juventud.html

Facebook Comments