La familia Cáceres producto del escándalo que llevaba el sujeto con una carretilla y unos guineos no tuvo más remedio que salir a decirle que dejara la bulla con el megáfono.

«25 guineos por 6.000 pesos a la orden el guineo maduro, madurito pa’ el arroz, pa’l almuerzo…oiga son 25 guineos por 6 mil pesos…también le llevo el corozo, la maracuyá…pa´l jugo de los pelao’s», decía por medio de la bocina el vendedor con su ayudante en el barrio El Santuario de Barranquilla.

La familia Cáceres afectados por el incesante ruido de la carretilla y con un enfermo en casa recién operado de los oídos no tuvo más remedio que salir a reclamarle a los vendedores de guineos por el escándalo que llevaban en plena vía pública.

«Hey dejen la bulla que aquí hay un enfermo», dijo uno de los familiares a través de la ventana.

«Doña llévelo a la clínica», respondió el vendedor con su bocina en tono satírico.

De inmediato los hombres de la casa se dieron a la tarea de corretear a los vendedores que apresuraron su paso con la carretilla.

Facebook Comments