Al goleador de Junior dos amigos lo habrían intentado estafar en la capital cordobesa.

Famosos Costeños

Antes de militar en el Junior de Barranquilla, el delantero cordobés, Miguel Ángel Borja fichó por el Palmeiras de Brasil, equipo con el que obtuvo grandes logros como jugador y también económicamente hablando.

Gracias al dinero obtenido por su trabajo y por su desbordante talento, el nacido en Tierralta Córdoba, comenzó a comprar apartamentos en la capital cordobesa para aumentar su patrimonio y de esta manera prepararse desde ya para un futuro alejado de las canchas.

Borja, al estar en Brasil, dejó al mando de estas propiedas a un exjugador del América de Cli, el cual se retiró del fútbol para dedicarse a la tarea de administrar propiedades de futbolistas.

Miguel Ángel Borja

El exgoleador de la Copa Libertadores, confió en las finanzas y en el trabajo de su socio y amigo. No obstante, el atacante costeño fue víctima de «amigos de lo ajeno», ya que al parecer, esta persona junto con otra lo defraudaron por cerca de 300 millones de pesos.

Le robaban señala el medio de Noticvias El Meridiano de Córdoba, a pesar de que el delantero de la Selección Colombia, les tendió la mano cuando estaban pasando necesidades.

Borja también buscaba con esa inversión manejar una caja menor a través del ingreso por cobro de arriendos para destinarlos a su fundación, además destinar recursos a su escuela de fútbol.

Delantero cordobés, Miguel Ángel Borja

Al parecer, pudo más la avaricia que la amistad. Miguel Ángel desbordaba talento en Brasil mientras que en Montería lo «tumbaban» con el no pago de la administración de sus propiedades de por los menso 17 apartamentos.

Además, estas dos personas presuntamente, desviaban el cobro de los arriendos y tampoco pagaban los servicios públicos.

Borja se vino a dar cuenta de esta situación, cuando recibió un embargo a sus bienes y a su sueldo.

De esta manera, fue como el futbolista se dio cuenta que lo estaban presuntamente estafando estas personas.

Borja buscó los servicios de su apoderado de confianza, un reconocido penalista en Montería, para que le hiciera un estudio de títulos de todos sus bienes, porque algo le ‘olía mal’.

Entonces, Borja se enteró que en un apartamento que había comprado a un amigo en el Edificio Torres del Este, del barrio 25 de Agosto, el mismo que lo vendió, en contubernio con el individuo que le manejaba las propiedades a Borja lo negociaron a otra persona.

Pero para ocultar la falta le giraban a Borja los cánones de arriendo y así hacerle creer que habían comprado por 180 millones de pesos un apartamento en Torres del Este, dinero que manejó, en parte, Jhon Quintero.

Descubierto el hecho, se denunció en la Fiscalía 13 Seccional de Montería, donde los amigos del futbolista, aceptaron sus culpas en el fraude al jugador.

En el siguiente video se puede observar y escucha la historia:

Facebook Comments