Las autoridades visitaron la llantería este lunes.

Noticias Tu Ciudad

La Policía en compañía de otros funcionarios al parecer de la alcaldía de Barranquilla arribaron hasta la carrera 43 con calle 67 para imponerle una sación a un negocio de llantería.

El motivo, por arrojar llantas al arroyo que baja por la 20 de julio y desemboca en la calle con carrera 45, 65 pasando por la calle 62.

En ese preciso lugar, se quedaron estancadas las llantas luego de que al parecer dos llanteros las arrojaran a la fuerte corriente de agua en el aguacero que se registró el pasado fin de semana.

El sitio fue cerrado por siete días como sanción.

Al parecer también recibieron una multa econónomica y además aceptada por los propietarios del lugar.

Esta sanción se logró gracias a la denuncia ciudadana de pasajeros que se encontraban en un vehículo que se encontraba en una de las rampas del negocio al parecer, esperando a que el arroyo bajara.

El video circuló de manera viral y por ende se logró dar con los responsables.

Facebook Comments