«No hay mal que por bien no venga», dicen en redes.

Noticias Tu Ciudad

Una pesista barranquillera que vive en el barrio Lucero atravesó una penosa situación con sus vecinos que se quejaban por su entrenamiento afuera de su vivienda en el andén de la cuadra.

Según el vecindario, la joven hacía ruídos con sus pesas y podía dañar el pavimento con el peso de las mismas.

La joven entre lágrimas, no podía creer que sus vecinos incluso le hubieran llamado la Policía y recogieran firmas para que no entrenara más.

Ella indignada denunció el hecho en sus redes sociales.

No obstante, Mafe García recibió el apoyo de la alcadía y de la Secretaría de Deportes de Barranquilla y ahora podrá entrenar en un mejor lugar.

A la joven estudfiante de la Universidad del Atlántico le brindaron un espacio en la antigua Piscina Olímpica, hoy ‘Complejo Acuático Eduardo Movilla’.

El ofrecimiento se lo hizo la alcadía y ella agradecida aceptó y desde ya tiene un recinto cerrado par apoder hacer sus ejercicios y prepararse para las competencias.

A continuación las imágenes:

Ver esta publicación en Instagram

Maria Fernanda le ganó a sus vecinos del barrio Lucero. Las cosas malas pasan por algo.

Una publicación compartida de Los chismes los lavamos aquí (@chismeskilleros) el

Facebook Comments