El actor confesó que para ganarse su papel en ‘Pasión de Gavilanes’ le costó a pesar de su experiencia actoral.

Noticias Entretenimiento.

Pasión de Gavilanes es una de las telenovelas que más exito tiene en estos momentos en la televisión colombiana.

Puntea en el raiting debido a las estelares actuaciones de su protagonistas, antagonistas y actores de reparto. Uno de ellos del actor Jorge Cao.

Ver esta publicación en Instagram

Pasión de Gavilanes. 14 puntos Raiting

Una publicación compartida de Jorge Cao (@cao.jorge) el

El cubano de 74 años es uno de los que más admiración causa por su papel del «abuelo Martín», el abuelo de Norma, Jimena y Sarita, padre de «Doña Gabriela».

No obstante, el actor explicó que no fue fácil para él obtener esa personificación debido a que los directores de la novela escrita por Julio Jiménez, lo tenían encasillado en otros «papeles».

«Es un personaje que me trajo una bendición. «A mi me interesó fue el de Martín Acevedo y yo manifesté que quería hacer el papel y a mi me decían que no que yo iba a ser el villano y yo les pedí el favor que me dejaran hacer el casting. Ellos me dijeron que no podía hacer el papel de un adulto mayor, hice el casting y me lo gané», reveló Cao.

Jorge Cao

«Es una persona que no tiene prejuicios, está lleno de sabiduría de vida, es sabio, es un amante de la vida, cree profundamente en la familia y la atesora, ese abuelo que nos hace falta a todos, que nos diga las verdades en nuestras caras…ese era Martín», confesó el actor.

También confesó que «Don Martín» era un militar retirado y tenía 73 años, coincidencialmente la edad que tiene Cao en la actualidad.

Cao también reveló que un día Julio Jiménez lo llamó para regañarlo por una frase que había dicho en la novela y que no estaba escrita en el guión.

«Maldits piernas», dijo el cubano en una escena y esto disgustó al escritor de la producción a tal punto que lo llamó por teléfono a las 11 de la noche para regañarlo por esto.

Sin embargo, Cao no lo tomó a mal y asegura que fue un honor que un escritor de la talla de Julio Jiménez se diera cuenta de cada detalle de los diálogos.

Facebook Comments