Como si se tratáse de los designios del destino, el joven médico fallecido por h1n1 había sufrido la muerte de su novia por una crisis de salud, hace poco más de un año.

Con la repentina muerte del médico César Robles Bolaños por un cuadro de h1n1 en Santa Marta, sus amigos, que aún no dan crédito a lo sucedido, también reflexionan sobre un hecho más que pareciera sacado de una dramática novela: apenas hace año y medio, César lloraba la repentina muerte de su novia de ese entonces, María Paula Segrera.

María Paula era una joven de 22 años de edad, estudiante de comunicación social en la Sergio Arboleda, sede Santa Marta. Estaba a punto de graduarse de la carrera. Llevaba una vida normal, con el único tropiezo de padecer de altibajos de azúcar, lo que la obligaba a mantener consigo un dispositivo para medir el nivel y mantenerse estable permanentemente.

“Si se le bajaba e azúcar, ella tenía que correr a comer un dulce”, recuerda uno de sus amigos, quien también asegura que, precisamente esa situación, hacía que la joven estudiante tuviera una relación tan especial con su novio, César Robles, que era un joven egresado de medicina.

“César ya era médico, y apoyaba muchísimo a Paula. Si algo los unió demasiado fue precisamente ese impase de salud que ella sufría, y el hecho de que él fuera un médico”, recuerdan sus amigos.

María Paula Segrera era presentadora de TV. Era hija de Orlando Segrera, productor de televisión y gerente del canal Global TV.

MARÍA PAULA SEGRERA ERA PRESENTADORA DE TV. ERA HIJA DE ORLANDO SEGRERA, PRODUCTOR DE TELEVISIÓN Y GERENTE DEL CANAL GLOBAL TV. / REDES SOCIALES

Lo cierto es que era normal que María Paula Segrera se mantuviera en controles, por eso fue una total sorpresa que el miércoles 15 de febrero de 2017, se conociera la noticia de su lamentable fallecimiento, al no poder sobrellevar una crisis que se le presentó.

Como lo recuerdan sus amigos, ese episodio fue un durísimo golpe para César Robles, su novio, quien tuvo que despedir a su novia a tan corta edad, cuando apenas los jóvenes empiezan a visionar sus planes de vida.

Amigos de César recuerdan que el joven no dejaba de enviar mensajes a través de su perfil de Facebook recordando la relación especial que tenían.

Pero la vida sigue, y César Robles continuó viviendo, aunque, por cosas del destino, un año y medio después, padeció esta inesperada situación, infectarse con el virus h1n1 en una ciudad como Santa Marta, en donde no existen de momento, ni de manera oficial, alertas del virus en el ambiente.

César Robles fue atendido en la clínica Perfect Body el domingo, y de inmediato, fue trasladado a la clínica Mar Caribe, muy cerca de allí, para que le hicieran una prueba rápida de h1n1, que le marcó positivo. Sin embargo, ya era poco lo que los médicos pudieron hacer, pues falleció de manera repentina en el centro médico.

Según registros hechos en Seguimiento.co, en junio del año pasado, el secretario de Salud, Julio Salas, apenas reconoció un caso de un paciente muerto por h1n1, sin dar mayores detalles de qué se trataba. No obstante, fuentes han informado a este medio digital que entre junio y agosto, el primer caso, y ahora este que se conoce de César Robles, no han sido los únicos en la ciudad. Ya varios pacientes han muerto, dijeron médicos de las clínicas Milagrosa, Perfect  Body y Mar Caribe, a este medio digital.

Fuente: https://seguimiento.co/la-samaria/la-tragica-coincidencia-de-amor-que-une-cesar-robles-y-maria-paula-segrera-16912

Facebook Comments