Manuel Franco y Richar Alexander Gutiérrez abandonar la clínica por voluntad propia.

Noticias Tu Ciudad

Dos de las víctimas que sobrevivieron al siniestro de Tasajera abandonaron la Clínica Reina Catalina del municipio de Baranoa, Atlántico, alegando mala atención del personal asistencial.

Los jóvenes de 24 y 25 años manifestaron que abandonar el sitio porque no los aseaban, pedían agua y no se las daban y la atención en general, para ellos no fue la mejor.

Richar Alexander Gutiérrez, quien se desempeñaba como mototaxista antes de ocurrir el incendio, se pronunció a través de un video en el cual expuso sus razones por las cuales se fue para su casa.

«No fue porque yo quise sino que me atendían mal, no me aseaban, no me limpiaban, me colocaban el medicamento y ya no me preguntaban como me sentía ni nada», expresó el joven con sus manos vendadas.

Ver esta publicación en Instagram

Decidió irse del centro asistencial.

Una publicación compartida de Los chismes los lavamos aquí (@chismeskilleros) el

Por su parte, Manuel Franco, quien se desempeñaba como vendedor ambulante en el peaje señaló que el trato que le dieron no fue el mejor.

«Pediamos aguita y no no las querían dar. Dure 7 dias sin que me lavaran. Me vine para la casa y dure 15 días con una asangre en la cabeza que me la tuvieron que sacar ahora en la casa»,

«No queremos que a nuestros compañeros les pase lo mismo», agregó el joven.

A continuación sus declaraciones:

Hasta el momento, no existe una respuesta por parte de la clínica o algún pronunciamiento sobre lo que reclaman los jóvenes.

Facebook Comments Box