La mujer pide ayuda para que sus hijos puedan cumplir con sus obligaciones académicas.

Noticias Tu Ciudad

Keydys Arias es una de esas mujeres guerreras que a diario luchan por sobrevivir junto a sus hijos de las vicisitudes provocadas por la pandemia del coronavirus.

Vive en una invasión en el barrio Ciudadela de Paz en Barranquilla. Su casa hecha de tablas y sus enseres la mayoría donados por quienes ven en ella, el reflejo de una mujer valiente, trabajadora y que guarda la esperanza de sacar a sus 7 hijos adelante.

Sus días han sido difíciles desde siempre, sin embargo con la vitalidad que la caracteriza se sacude y afronta el día a día.

Su mayor desafío por estos tiempos no sólo es saciar el hambre, sino la inquietud de sus pequeños por querer cumplir con sus deberes escolares.

Esta incansable mujer recorre su barrio en busca de celulares prestados para enviar las tareas a las «seños» con la esperanza de que llegue algo de dinero para en los próximos días pagar unas horas de Internet e imprimir la información que los niños necesitan para iniciar la odisea de la siguiente semana.

Juan David Barrios, residente del barrio y quien dio a conocer el caso a través de redes sociales, pide a quienes puedan ayudar a esta bondadosa mujer.

«Hacemos un llamado hoy a los que podrían ayudarnos a que esta familia contara con herramientas básicas para garantizar su derecho a la educación ya que no cuentan nisiquiera con un celular inteligente», señaló el abogado en sus redes sociales.

Otros allegados a Keydys como la joven Geraldine Chacón, conoció la historia de la mujer y quiso enviarles un mesaje a la ciudadanía barranquillera para apoyar a esta mujer.

Ver esta publicación en Instagram

Ella es la hermana Keydy, así es conocida en la invasión Ciudadela de Paz. Mujer fuerte, leal y con los ojos fijados al cielo. Vive en una casa hecha de tablas junto a sus 7 hijos con la esperanza de sacarlos adelante. Sus días han sido difíciles desde siempre, sin embargo con la vitalidad que la caracteriza se sacude y afronta el día a día. Su mayor desafío por estos tiempos no sólo es saciar el hambre, sino la inquietud de sus pequeños por querer cumplir con sus deberes escolares. Recorre el barrio en busca de celulares prestados para enviar las tareas a las "seños" con la esperanza de que llegue algo de dinero para en los próximos días pagar unas horas de Internet e imprimir la información que los niños necesitan para iniciar la odisea de la siguiente semana. Aunque hemos sido cercanos a los habitantes de Ciudadela de Paz en medio de esta crisis, nuestros recursos son limitados, por ello hacemos un llamado hoy a los que podrían ayudarnos a que esta familia contara con herramientas básicas para garantizar su derecho a la educación ya que no cuentan nisiquiera con un celular inteligente. @jaimepumarejoheins @alcaldiabarranquilla @gestionsocialbarranquilla @silvanapuellov @mauriciogomezco @richardfernandezbq @diputadalourdeslopez Etiqueta a quien creas puede ayudar a esta familia👇

Una publicación compartida de Juan David Barrios (@juandavidbarriosh) el

Facebook Comments