A Diego Fernando González el destino le jugó una mala pasada al dejar olvidado su celular en la sala de la casa de su novia.

Diego quien se marchó de la vivienda ubicada cerca de ‘Los tres postes’ en Barranquilla hacia el barrio Los Nogales donde residía, dejó el celular en el sofá donde junto a su novia se la había pasado hablando de los novios de sus amigas.

Su novia para aprovechar el descuido, decidió revisar el material que tenía su novio allí y se encontró con varias sorpresas.

Diego le había quitado el patrón de bloqueo ese día y Patricia al entrar al celular y ver las conversaciones se pudo dar cuenta que el día anterior, su novio había salido a un hotel con un vecina suya debido a que cotejó el número de celular del chat con los contactos de su teléfono.

«Vecina de mi amor… nos vemos en ‘Los tres postes’  yo te recojo ahí a pie y luego nos vamos a otro lugar en taxi», le dice en la conversación Diego a Claribel, una vecina de la misma cuadra de Patricia.

Patricia, a quien su novio le llamaba cariñosamente ‘La mona’, no se imaginó que Dieguito estaba saliendo con su vecina desde hacía 2 semanas.

Diego quien tomó un mototaxi para trasportarse hasta su casa, en medio del camino se tocó el bolsillo de su jeans en un semáforo y se dio cuenta que allí no estaba su celular, se puso pálido porque sabía que lo había dejado donde ‘La mona’.

Sabiendo de las conversaciones, de las fotos que allí habían y que Patricia no sabía con exactitud donde él vivía, no volvió a ir más a visitar a su novia y no dejó rastro, se marchó para su pueblo Planeta Rica, de la vergüenza.

La mujer decidió terminar la relación luego de encontrar fotos de su novio con Claribel y demás conversaciones.

 

Facebook Comments