Categorías
Tu Ciudad

«Un celular empeñado en un bar»: Clave para capturar a una de las presuntas implicadas en asesinato de hombre en hotel de Barranquilla; el crimen ocurrió en junio

El hombre había ingresado al lugar acompañado de dos féminas.

Noticias Tu Ciudad

La noche anterior a su asesinato, David Eusebio Garzón Garrillo, se encontraba en una peluquería del centro de Barranquilla acicalándose.

Al lugar llegaron dos damas que lo cortejaron y que de un momento a otro le propusieron salir a rumbear juntos. En el sitio intercambiaron números de télefono y así fue. Los tres salieron esa noche a parrandear.

Hotel en cuestión.

Primero se fueron a uno de los bares que quedan sobre la calle 82 entre carreras 44 y 41.

Luego de una noche de baile, derroche y algarabia, los tres se fueron para un hotel muy cerca del lugar, calle 79 con carrera 43.

En ese sitio, a altas horas de la noche, salieron las dos damas de la habitación diciendo que iban a comprar una botella, luego una de ellas se regresó a buscar un celular y minutos más tarde volvió a salir y se les perdió el rastro.

El hombre de 39 años, al siguiente día apareció muerto en su habitación y ninguna de las dos féminas estaba en el lugar.

Se hizo el levantamiento del cadáver y se pudo constatar que el hombre era oriundo de Bogotá.

De acuerdo a la investigación de las autoridades competentes, al hombre lo mataron con un objeto contundente e la región cervical asociado a signos de asfixia.

Hoy seis meses después de aquella noche, fue capturada en el municipio de Tuluá, Valle del Cauca, una mujer señalada de ser una de las autoras de este crimen.

Se trata de una joven de 20 años de edad,. identificada como Yelly Andrea Ospina Prieto, de 20 años de edad.

La joven fue capturada ya que se halaron sus huellas dactilares en el carro del occiso.

También fotos en el celular de David Eusebio, el cual había dejado empeñado el celular en el bar porque no tenía cómo pagar la cuenta.

Este dispositivo electrónico fue clave para despejar dudas ya que en la galería se encontraron fotos de la joven en al noche en la que disfrutaba de la rumba en ese sitio.

A su vez, varias personas que estaban en la peluquería el día de los hechos, también la reconocieron.

Se conoció que esta mujer presentaba un registro por detención domiciliaria por porte y tráfico de estupefacientes y no se explica cómo estaba libre en Barranquilla.

Ahora la policía continúa las investigaciones para dar con el paradero de la segunda mujer de la cual solo se conoce su retrato hablado.