La joven cuenta que está pasando por una situación difícil.

Noticias Tu Ciudad

Claudia Gómez es una joven que en época de pandemia decidió vender limonadas a $1.000 en el bulevard de Simón Bolívar en Barranquilla debido a la escases de recursos económicos en su hogar

Joven que se hizo viral por vender limonada.

«Yo quisiera darte muchas cosas, quisiera que la vida me permitiera tenerte siempre ya que eres lo único que me sostiene y me da fuerzas porque contigo no le tengo miedo a la necesidad ni al propio miedo… quizás este retroceso es para dar uno, dos y hasta tres pasos más adelante. Gracias a la publicación anterior muchas personas nos han reconocido y nos llegan a hacer la venta», posteó la joven en su cuenta de Instagram.

Joven ayudando a su mamá a vender limonadas a mil pesos.

Hoy un año y medio después de aquel hecho que fue resaltado por la comunidad barranquillera al ver lo que hace una hija por su mamá, la familia se encuentra atravesando una difícil situación económica.

«Antes de la pandemia yo hice una publicación junto con mi mamá la cual se hizo viral, cuando la pandemia empezó que ya nadie pudo salir nosotros nos quedamos sin recursos para poder sobrevivir ya que mi mamá era nuestra única entrada, ni mi papá ni mi persona trabajabamos. Gracias a esa dicha publicación sobrevivimos a dos meses de pandemia donde mucha gente logro contactarnos y hacernos llegar mercados», dijo.

Joven que vende limonadas.


«Luego de que ya todo se fue normalizando mi papá y yo logramos conseguir empleo y ayudar a mi mamá en ciertas deudas que ella fue acomulando debido a la pandemia y el deseempleo, pero pasó que mi mamá por miedo para que no le dijeramos nada no nos contaba cuando era realmente la cantidad que se debía; hace unos días mi mamá tomó una horrible decisión de atentar contra su vida, creo que yo nunca había sentido tanto miedo y tanto estrés al mismo tiempo.. pero gracias a Dios él pudo inquietarme y pude entrar a tiempo a salvarle la vida, jamás imaginé pasar por esa terrible situación donde las deudas, la ansiedad y el estrés se apoderaran tan fácil de una persona. Ya he agotado todos los recursos, ya no se que más inventar o de que manera ayudar. Me tome la tarea de hablar con la gran mayoria de pagadiarios y hubieron algunos que pudieron entenderme y darme una mano, como hubieron otros que no me quisieron tender ayudar», expresó la joven.

«En esta situación no conozco la pena ni le doy importancia al que dirán de mi o si se bualarán o si festejarán. Sé que algo bueno va a salir, Dios ha hecho cosas magníficas en mi vida y se que solo él va a cumplirme eso que tanto anhelo», escribió.

Luego, comentó lo duro que ha sido encontrar trabajo:
«He tocado muchas puertas con lágrimas en los ojos y con angustia en mi corazón esperando que alguien pueda ayudarme, creo que un granito de arena siempre hace la diferencia». expresó.

«Entonces entiendes que todo es un proceso, proceso en el que aprendes a ser fuerte a la fuerza porque es la única opción que tienes, proceso donde te das cuenta que muchas personas se alejarán y donde verás otras personas que sin conocerte se quedarán apoyarte. Muchas veces he decaído, tanto que me he sentido sin fuerzas y con ganas de rendirme… pero luego recuerdo que tengo un Dios grande y maravilloso que día a día me muestra las razones por las cuales seguir caminando en este camino de tropiezos», precisó.
«He tocado las puertas de muchas personas con lágrimas en los ojos y el corazón en la mano, pero aprendes a escuchar la palabra «no puedo, o no tengo», aprendes a agradecer por lo bueno y por lo malo, aprendes a desistir ante las adversidades y sobre todo entiendes que todo pasa por una buena razón. Pido a Dios que alguna vez llene mis bolsillos para ayudar a muchas personas que con esta desesperación buscan ayuda como la que yo pido ahora mismo, porque en esta situación la pena, el miedo y la vergüenza no existe», concluyó.

Facebook Comments Box