Noticias Tu Ciudad

Una de las leyendas urbanas más conocidas por los costeños es la de la «Novia de Puerto Colombia», un espanto que dicen camioneros, taxistas y conductores de vehículos particulares ha asustado a muchos en la vía que de Barranquilla conduce al municipio de Puerto Colombia, Atlántico.

Pero muchos se preguntan de dónde surgió la historia y quién es su protagonista.

Pues bien, se trata de Blanca Rosa Vilar Villamizar una joven que contraería nupcias con Yesaia Mohamed Souidean, un joven de origen libanés de 22 años.

Blanca.

Contrario a lo que muchos pioensan la joven no murió en un accidente en Puerto Colombia sino en la Avenida Circunvalar.

Inclusive, no existe explicación del porqué sus apariciones son en la carretera del municipio del Atlántico. Ya que la única relación que mantenía Blanca Rosa con Puerto Colombia era que su primo vivía allí,

«Después la boda, iban a viajar y cuando se dirigía hacia el aeropuerto varios invitados se fueron en caravana a acompañar a los novios. Pero lamentablemente una camioneta se les vino de frente en La Circunvalar y el carro para tratar de esquivar al imprudente, chocó con un poste y se volcó en el pavimento. Blanca Rosa fue la única que murió”, relató una de las personas que conoció de cerca esta historia.

El siniestro vial ocurrió un 7 de febrero de 1983, cuando la pareja tres días después de casarse se disponía disfrutar de su luna de miel.

Titular del periódico de la época

El vehículo dio unas 12 vueltas y en los tumbos recorrió 70 metros.

“Lo más seguro fue que saltará, eso explica, por qué fue la única en morir en el accidente”, comentó Sandra, uan de las mejores amigas de Blanca en aquella época.

Sandra estaba para aquel momento en cinta de su primer hijo.

La noticia de su muerte fue registrada en la edición del diario El Heraldo del domingo 6 y lunes 7 de febrero de 1983, y mostraba al novio Yesaia Mohamed afligido, acabado. Hoy el empresario libanés vive en Bogotá, viaja constantemente y es dueño de varios negocios de venta de perfumes y gafas en varias ciudades del país. Jamás abandonó a su suegra, la señora Betulia Villamizar con quien mantiene habitual comunicación.

Carro en el que se accidentó la pareja.

“Blanquita’ se casó de 17 años, qué mal pudo haber hecho una niña de esa edad para ponerse a espantar y hacer que se estrelle la gente. Esas son cosas del demonio. Yo conocí a Blanca y puedo dar fe que era una mujer dulce y humilde», dijo Sandra.

Muchos conductores dan fe de que han visto a la novia de Puerto:

“En esos tiempo mis amigos taxistas empezaban hablar de ella como locos, yo pensaba que se trataba de alguien disfrazado en la vía a Puerto Colombia, hoy aún se siguen dando estas apariciones”, relata el señor Milton Barrios, de 87 años, antiguo taxista.

Sin embargo, la historia más popular que generó gran eco en el gremio de los conductores es la Hugo Rangel, quien en 1993 se desempeñaba como conductor de buses de la línea ‘Expreso Colombia Caribe’.

“Fui a visitar a una novia en Puerto Colombia y me regresé solo en el bus tomado cerveza, cuando de repente siento que me tocan el timbre, algo muy extraño, de inmediato miré hacia atrás y vi un velo lleno de tierra tirado en el piso, lo cual me dio mucho miedo, porque me acordé de la historia de ‘la novia’, así que frené y abrí la puerta para comprobar si se trataba de ella. Lo que pude ver fue una mujer cadavérica, llena de tierra por todas partes, algo muy espeluznante”, cuenta Rangel, antiguo chofer de buses.

Facebook Comments Box