El individuo luego de asaltar a sus víctimas practicaba la coprofilia.

Noticias Tu Ciudad

Este martes la Policía capturó a uno de los delincuentes más buscados que tenía azotado al barrio El Recreo, se trata de alias «Pichurria».

Su captura se dio en la calle 21 con carrera 35, barrio Rebolo, gracias a una videollamada que le contestóa una de sus víctimas que le robó un celular. Allí las autoridades captaron su rostro y por este motivo puedieron conocer su fisionomía y dar con su captura.

Alias Pichurria» tenía una particularidad y era que en medio de sus hurtos hacía sus necedidades fisiológicas en cualquier lugar de la vivienda.

Una de sus víctimas es una familia del mencionado barrio, los cuales vivvieron unos aterradores momentos bajo la presencia de este peligroso individuo de nacionalidad venezolana y cuya identidad aun no se ha posido establecer debido a que no portaba documentos.

El relato es de una de las cinco familias que han sido víctimas de las fechorias de este joven de apenas 20 años.

Los hechos ocurrieron el pasado domingo a eso del medio día cuando alias «Pichurria», ingresó a la vivienda. El sujeto aprovechó el ingreso de un técnico de servicio de cable operador al que presuntamente se le olvidaron las herramientas y al regresarse por ellas el delincuente entró al predio.

Ingresaron alias «Pichurria» y otros delincuentes y se escondieron detrás del muro que divide la entrada con la cocina de la casa, justo en frente de la sala.

En ese lugar se quedaron pocos segundos, hasta que la mamá de la familia salió, con su nieta de seis meses en brazos, a abrir la puerta «para que a la vivienda entrara aire fresco».

En ese momento cuando la mujer pasaba junto con la bebé, se le encimaron y la arrojaron al suelo amenazándola con una chopo y un revólver.

De inmediato el resto de habitantes del inmueble entre ellos varios hombres e inlcuyendo al técnico, salieron a mirar qué había ocurrido yu en medio de palabras soeces los delincuentes los intimidaron con las armas de fuego.

Cuenta la familia que los metieron a un cuarto y los comenzaron a acosar de diferentes maneras:

En total estaban el padre de familia, su mujer, sus dos hijas, su hijo y sus dos pequeñas nietas de seis meses y cinco años. También el de soporte técnico.

Encerrados en el cuarto los ladrones le pidieron al suma de 1 millón de pesos. y les dieron un tiempo de media hora para conseguirlos.

Mientras esto ocurría, los delincuentes comenzaron a sacar prendas de vestir de los clóstes y otras pertenencias y en fundas de almohadas iban seleccionando lo «más valioso».

Para intentar lograr su cometido. Los delincuentes apuntaban sus armas en la cabeza de las hijas del hombre y la mujer y acto seguido las golpearon con las cachas en la cabeza.

Inclusive, a las niñas les apuntaron con «la ruleta rusa», pero afortunadamente las balas no salieron.

Continuaron esculcando la casa y metieron en un bolso nueve celulares, perfumes, un portarrtrato y lentes de sol.

Les decían en reiteradas cocasiones que todos «iban para el cementerio», indicándoles que, al parecer, los iban a matar.

Les gritaban que su jefe iba a llegar y que si no encontraban la plata los iba a mandar para «el barrio de los acostados».

Seguían las palabras soeces e intimidadoras y tomaron unas cervazas de la nevera y comenzaron a tomárselas y luego las latas se las arrojaronn en el rostro.

Acto seguido, uno de los delincuentes tomaron a una de las hijas del hombre y se la llevaron a otro cuarto.

Allí la intentaron acceder carnalmente, pero la mujer les suplicaba que no, ya que en reiteradas ocasiones le habían suturado unos puntos producto de la cesárea. Los atracadores no la abusaron pero si fueron más allá contra la mujer.

Los sujetos continuaron haciendo necesidades fisiológicas en las prensas de vestir que habían regado por toda la casa. Luego se limpiaron con ropa íntima de mujer.

Los ladrones continuaron insistiendo en el dinero y la familia les dijo que no lo tenían pero que solo bastaba una llamada para que ese dinero llegara a sus vivienda.

Los ladoenwes accedieron pero luego le preguntaron de quién se trataba la persona. Ellos dijeron que un prestamista a lo que los delincuentes respondieron de que seguramente estaba armado y se fueron.

La familia pide a las autoridades que se haga justicia ya que sus días y sus noches no son iguales desde que todo esto sucedió.

El comandante también agregó que personal de criminalística se encuetra haciendo un perfil de alias «Pichurria», quien al parecer presenta un tipo de parafilia.

En el siguiente video se aprecian los momentos de la reseña judicial de alias «Pichurria»:

Facebook Comments