Gladis falleció a un mes de ser víctima de la delincuencia común.

Noticias Tu Ciudad

Luego de casi un mes de haber sufrido un fuerte golpe tras ser empujada por la puerta trasera de un bus en jurisdicción de Malambo, Atlántico, murió Gladis Granados Espinoza de 27 años.

El hecho que llevó a la muerte a la joven se registró el pasado 30 de junio cuando un asaltante se subió al bus a donde ella iba de pasajera.

El delincuente se subió al automotor y Galdis se percató de sus intenciones, por lo que se levantó de su silla en búsqueda de la salida. Allí fue cuando el sujeto reaccionó y forcejeó con ella para arrebatarle sus pertenencias.

En medio del forcejeo el ladrón empujó a Gladis hacia el exterior del bus. La joven sufrió un golpe muy fuerte, por lo que fue necesario trasladarla a la Clínica Campbell de Malamabo.

Allí le diagnosticaron un trauma craneoencefálico. Hubo necesidad de trasladarla a Barranquilla a La Campbell de la carrera 14 con calle 30 en la ciudad de Barranquillla.

El padre de la joven, Adán Espinoza, cuenta que su hija fue operada y mostró mejoría durante varios días. Sin embargo, le fue detectada una infección en los pulmones y en lso riñones.

Tras cerca de un mes batallando por salir adelante con su vida, el pasado lunes 27 de julio, a las 2 de la tarde, Gladis falleció por un paro cardiorrespiratorio.

Familiares, amigos y conocidos de Gladis lamentan su partida y piden que se haga justicia con su caso.

Facebook Comments Box