Los jóvenes le pidieron disculpas a la comunidad por su comportamiento.

Noticias Virales

Al sepelio de Elkin Fontalvo Acuña de 27 años, asesinado de una puñalada, asistieron sus familiares y amigos el pasado 25 de junio en un cementerio del municipio de Codazzi, Cesar.

Allí, el grupo de jóvenes bailó champeta y zarandeó el cajón, desacatando la orden del aislamiento preventivo.

Se quitaron los tapabocas y nunca existió el distanciamiento social. Por este motivo el alcalde Omar Benjumea, los buscó para que dieran a cara.

«Queremos pedirles disculpas por lo que pasó en el sepelio de mi hermano, nosotros no pensamos que esto iba a pasar así. Mi hermano me decía a mi que cuando a él lo mataran o se muriera, lo despidiéramos así bailando champeta», manifestó el familiar del difunto.

«Por el acto que hicimos queremos disculparnos fue un momento en el cual se nos salió de las manos y nos quitamos los tapabocas y violamos la ley y queremos disculparnso por est apandemia que no se vuelva a repetir», expresó otra joven.

«Le pedimos al municipio que nos disculpe estamos apenados. Fue un homenaje que le quisimos hacer a nuestro compañero…de corazón no queremos que esto se vuelva a repetir», añadió otro de los participantes del baile.

A continuación sus declaraciones:

Ver esta publicación en Instagram

Aceptaron su culpa y pidieron perdón.

Una publicación compartida de Los chismes los lavamos aquí (@chismeskilleros) el

Facebook Comments