El crimen tiene consternados a los habitantes del municipio atlanticense.

Noticias Malambo

En un apartamento del Conjunto Residencial Ciudad Real, se perpetró un macabro crimen a una quinceañera que tiene consternados a los habitantes del municipio atlanticense.

A Adriana Margarita Martínez Fontalvo la habría asesinado una amiga de 16 años en compañía de otras personas, tal parece por una obsesión con el bebé de dos meses de la joven.

El Adriana la encontraron personal del CTI de la Fiscalía, amordazada de manos y pies, sin varios dientes y con golpes y heridas hechas con un puñal en su rostro y otras partes del cuerpo.

Sin embargo la joven logró sobrevivir a tan brutal agresión, pero con bolsas pláticas la asfixiaron hasta dejarla sin vida.

Un crimen atroz sin lugar a dudas el perpetrado el pasado viernes 13 de diciembre.

Según información de las autoridades, el homicidio había sido ejecutado por varias personas ante la gravedad de las heridas que presentaba el cuerpo de Adriana Margarita.

La amiga de la joven fue capturada, llevada ante un juez y allí aceptó los cargos que le imputó la Fiscalía.

Su rol en el homicidio habría sido convencer a Adriana Margarita que fuera a un apartamento de una hermana de su amiga, el cual finalmente estaba vacío.

El juez le dio casa por cárcel, debido a que no existe un centro de reclusión para mujeres con este tipo de delitos.

Por este motivo al joven regresó al Conjunto Residencial a donde se cometió el terrible hecho.

Se conoció que Adriana Margarita y su amiga se conocieron en un centro médico cuando ella asistió a un control prenatal.

De acuerdo a lo relatado por el Heraldo, a Adriana su amiga le habría ofrecido 800 mil pesos para que le diera su bebé cuando ella estaba embarazada.

«Cuando ella estaba en séptimo grado quedó embarazada, pero yo la ayudé a salir adelante», reveló la abuela de la joven asesinada.

«Yo si note que esa muchacha tenía siempre detalles para mi nieta, le daba cosas para el bebé y para ella, pero eso no me gustaba, nunca me dio confianza y por más que se lo decía, mi nieta siempre me decía que no me preocupara, que ella se sabía defender», indicó la abuela de la joven.

«Todo el tiempo quería estar con el niño, lo cargaba, y hablaba de él como si fuera de ella», expresó la familiar de Adriana Margarita.

Cuenta la abuela de la menor asesinada que luego de cometer el hecho, la amiga de Adriana llegó hasta su apartamento preguntando por el bebé. «Yo pensé que me iba a golpear para quitármelo, pero en ese momento se escuchó una bulla y era que había llegado la Policía».

La familia ahora planea mudarse debido a que sienten que corren peligro ellos y la bebé.

Facebook Comments