A Ricardo Gutiérrez un mecánico acostumbrado a echarle cualquier clase de piropos a las mujeres que pasan a diario por el taller donde trabaja, sus frases le jugaron una mala pasada.

Esta mañana vecinos del barrio Santo Domingo apreciaron como el dueño de un taller de mecánica enfurecido armó un escándalo en plena vía pública con uno de sus trabajadores y no fue precisamente por un trabajo demorado o mal hecho.

Ricardo quien todos los días se las tiraba de galán y le decía cosas bonitas a cuanta mujer pasaba por el taller, vio que una mujer con blusa roja y jeans bota campana se acercaba al sitio. De inmediato el mecánico sacó su repertorio y comenzó a enamorar a la dama. Ricardo notó que la mujer ingresó al taller pero pensó que era que tenía su carro allí y la persiguió diciéndole más cosas.

«Ajá ‘DonJuan’ que te presentó a la muje’ mía», le dijo en tono desafiante su patrón mientras que Ricardo no entendía lo que sucedía. «Vea llave estás despedido por andar coqueteando a la mujer ajena», le dijo el hombre a su empleado. Ricardo le contestó a su jefe no de muy buena manera y de inmediato se armó la de Troya.

Octaviano Suárez quien había enviudado hace algunos años había cambiado a su novia Gladys de 40 años por Ubalgys de 22, joven a la que aun no había invitado a que conociera su lugar de trabajo, por eso el mecánico no sabía que había piropeado a la mujer equivocada. Sus románticas frases de amor le habían costado su trabajo.

 

 

 

Facebook Comments